Almassora.com
 
 
Publicite
   
Inicio/ Noticias / PONGÁMONOS SERIOS con el RUIDO RECREATIVO

Noticias - Noticias Web - 30/07/2019

PONGÁMONOS SERIOS con el RUIDO RECREATIVO

iMG

España es país para sordos, la Comunidad Valenciana es lugar para sordos y Almassora un pueblo para sordos.

Parece que la cosa no tiene remedio porque no hay la más mínima voluntad de limitar los niveles sonoros en espacios públicos. Los que tenían que velar por regular el ruido de evaluación externa, son los primeros en organizar eventos en los que el chunda-chunda, pi-pó pi-pó, el griterío festivo y demás emisores acústicos que incordian al personal. Por no hablar de los casales (o sedes de las peñas) y de las terrazas…

Ya hemos apuntado otras veces que nuestra Playa (una playa visual, ya que las piedras y los fondos irregulares no la hicieron turística) es lugar para pescar, bañarse, pasear y descansar… Pues el Ayuntamiento no se lo cree: su obsesión es organizar eventos; cuanto más ruidosos, mejor. Cada pocos días, una tabarra insistente y despiadada de actividades molestas.

La noche del sábado pasado cené con mis amigos de Roser del Mar. Pues bien, un conjunto orquestal (ahora no sabría cómo llamarlo) nos dio la paliza más inmisericorde que ustedes se puedan imaginar. Mis anfitriones estaban desolados con el pertinaz pu-póm, pu-póm, pu-póm y los alaridos humanos que transmitía el micrófono. A mi requerimiento, nos acercamos al templete (instalado donde los domingos ponen el mercadillo) y pude comprobar que aquel cisco estaba dirigido sólo a unas pocas decenas de asistentes. Pero el ruido era sencillamente inaguantable en toda la contorná. Una noche asfixiante, sin brisa y cerrar las ventanas suponía un ahogo. Menudo calvario. Un dolor. Una pena.

Pregunté a los amigos cómo podían aguantar esas palizas hasta las tantas y me miraron consternados con cara de que li farem, tan conformista como impotente.

Y lo que más cabrea es que lo pagamos los contribuyentes. No debe de ser así: Los que quieran festorra, que se la busquen y se la paguen. En sitios adecuados y lejos del playero silencio.

Señores ediles, muy mal. Se merecen una sanción acorde con la Ley Reguladora de Espectáculos públicos, que ––al parecer–– desconocen. Su trabajo no puede ser una sinecura (palabreja que significa empleo o cargo retribuido que ocasiona poco o ningún trabajo). Hay que pensar más, controlar y vigilar los excesos. Emplear mejor el dinero.

Para que se vayan ilustrando, resaltaremos algunos conceptos de nuestra Generalitat:

La sonoridad se mide en fonios, con analizadores de frecuencia de emisores acústicos.

Molestia es el grado de perturbación que provoca el ruido (o las vibraciones) a la población, determinado mediante encuestas sobre el terreno.

Ruido, cualquier sonido que moleste o incomode a los seres humanos o que produce (o tiene el efecto de producir) un resultado psicológico y fisiológico adverso sobre los mismos.

Salud, el estado de absoluto bienestar físico, mental y social; es una definición de la Organización Mundial de la Salud.

El DAIR es el daño auditivo inducido por ruido. Cuando se le añade una R más, DAIR-R es el ruido recreativo.

El nuestro.

Háganme el favor de buscar en internet, en las páginas contra el ruido. Hay miles de datos, de Abogados contra el ruido (la mayoría, valencianos), Normativas, Asociaciones, Lucha,  Plataformas Nacionales…

No podía ser de otra forma. El PACMA defiende los derechos de los animales (y el medio ambiente). ¿Los humanos no tenemos defensores (de verdad) de nuestra tranquilidad y descanso?

Pensémoslo bien.

Sánchez Torres


Empresa


Empresa
Noticias Web


Empresa


Banner


Banner
   
Almassora.com Aviso Legal Mapa Web Contacto