Almassora.com
 
 
Publicite
   
Inicio/ Noticias / FALTA DE IMAGINACIÓN , MUCHA IMPROVISACIÓN

Noticias - Noticias Web - 31/03/2017

FALTA DE IMAGINACIÓN , MUCHA IMPROVISACIÓN

iMG

Se acerca el verano y a nuestro Ayuntamiento le entran unas ganas enormes de hacer algo sonado. Mucho más si hay un cambio de relevo y si la nueva alcaldesa quiere marcar territorio, imprimir carácter o dejar huella para la posteridad.

No falla: el paseo. En el Paseo Marítimo.

Se nos dice que la Policía Local ha elaborado un informe y que se harán pruebas (estos días de Semana Santa) para que el Paseo tenga solamente una dirección para los coches, en buena parte de su longitud. La primera dificultad insalvable: la Avenida paralela de pomposo nombre ––la Mediterránea–– no está completada. Ni se la espera completar en muchos años. Así que habrá que conseguir que los coches se las ingenien, por el laberinto de callejas alternativas, en algunos tramos.

No quiero ser adivino pero se augura un desastre esplendoroso.

No se entiende la fijación que por el paseo les ha entrado, desde  hace tiempo, a nuestros ediles. Hay que ver los disgustos que se llevó el anterior Consistorio, a cuenta del dichoso Paseo. Y, al parecer, la próxima alcaldesa quiere enmendarle la plana. Es como si acusasen el fenómeno colectivo de falta de imaginación. He llegado a pensar que les entra el síndrome de la posteridad o la caza de turismo, quién sabe. Se hacen la cándida ilusión de que si el Marítimo fuera un largo Paseo las próximas elecciones estarían chupadas. Y se esfuerzan en llenar la playa de palmeras y juegos para niños (por cierto, es un serio fallo quitar tanto aparcamiento, en favor del último parque infantil: a los niños suele llevárselos en automóvil, junto a las sombrillas, cubos, palas, etc.).

Esta fijación de los ediles me recuerda la fábula del perro y el asno: Un burro observaba con envidia cómo el perrito de la casa, cuando oía llegar a su amo, salía corriendo, ladrando, a saludarlo; el amo le colmaba de caricias. El burrito tomo la decisión de hacer él otro tanto y -al día siguiente- al sentir al dueño salió corriendo hasta la entrada de la casa, dando brincos y coces y se plantó ante el dueño poniéndole las dos patas sobre sus hombros. El hombre se llevó tal susto que mandó que ataran al burro en el establo y le dieran una buena paliza.

Es bueno disfrutar lo que se tiene. Nuestra playa, asilvestrada, a medio hacer, es un privilegio. Un lugar para descansar, pescar, jugar con los niños, tomar el sol, relajarse y pasear. Ni es la de Cádiz ni la Bahía de la Concha de San Sebastián. ¡Pero cuántos pueblos la desearían!

Los habitantes de la Playa, los de todo el año (no los de temporada ni los domingueros) temen que los repartidores (que les llevan encargos) van a encontrar más dificultad en localizar sus domicilios. No se olvide que en la Playa no hay servicios y dependen totalmente de repartos.

Me carcomen varias preguntas: ¿Tiene que ser el Paseo necesariamente tan largo como desde La Mitgera a Les Goles? ¿Va a atraer más turistas el Paseo interruptus? ¿No es más sensato activar primero la terminación de la Mediterránea, aunque no diera tiempo antes las elecciones? ¿Por qué no se redoblan los esfuerzos en la lucha contra la maregassa,  la maror? Por otro lado todos admiten que el Paseo no estará completo ¿Compensará toda esta barullina? Pues entonces ¿por qué tanta improvisación? 

Por A. Sánchez Torres


Empresa


Empresa
Noticias Web


Empresa


Banner


Banner
   
Almassora.com Aviso Legal Mapa Web Contacto