Almassora.com
 
 
Publicite
   
Inicio/ Historia

Historia
iMG

Existen testimonios de antes de la Edad de Bronce, así como de los campos de urnas de la época ibérica; hay algunas inscripciones que indican su romanización. Una de ellas todavía se conserva incrustada en la pared occidental de la iglesia parroquial.

El nombre de esta villa proviene de la época romana, y no del árabe como siempre se ha pensado, vinculado al vocablo mansio, con un significado de mansión o establecimiento, dada la función del Castell, es decir, un destacamento fortificado que defendía y controlaba el paso sobre el Millars de los dos caminos conocidos, además de ser la posada que marcaba el final de una jornada de viaje. Este nombre latino, con el artículo árabe al y el sufijo -ura nos da la mansió: al mansura - al massura, una vez pasa por la lengua árabe, la cual acaba en l'Almaçora de los textos cristianos medievales y la actual Almassora.

La actual villa es de origen musulmán. Conquistada por las tropas de Pedro Cornel en 1.234, el rey Jaime I le concede la carta de Privilegios en 1.235 y la cede al monasterio de la Santa Cristina de Somport (Huesca), cuyo prior otorga la carta puebla en 1.237.

Reclamada más tarde por el obispo de Tortosa, don Pons de Torrella - pues fue dada en feudo en 1.178 a la catedral de Tortosa por los reyes don Alfonso II y doña Sancha, abuelos de Jaime I - se le devolvió por sentencia arbitral dada en Valencia el 11 de junio de 1.242. Esto, junto con la carta de donación otorgada dos años más tarde por Jaime I, hará que Almassora vuelva a manos del obispo, bajo cuya tutela estuvo durante seis siglos más

Fue, en el siglo XIII, elevada a categoría de Oficialato, organismo bajo el cual dependían a nivel eclesiástico unos cuarenta pueblos de los alrededores, y en 1.457 el Papa Pío II la designa como "estación" o cámara diocesana con identidad propia.

En el año 1.412, visitó esta villa el Apostol San Vicente Ferrer, predicó algunos sermones; y hallándose esta población muy enguerrada con Castellón y Onda, el santo reunió a los jurados de los tres pueblos, arreglando las paces y pasando a visitar las villas mencionadas para sosegar los exaltados ánimos de sus vecinos.
En 1.626 Almassora renuncia al fuero de Aragón y se acoge al de Valencia (Cortes de Barbastro).

Cuenta en 1.415 con 281 fuegos, pero esta población disminuyó por las pestes, pasando a ser en 1.469 sólo 108 fuegos.

Las visitas pastorales nos dan una población de 130 casas y unas 370 personas de comunión para el año 1.598.
En 1.673 pasan a ser 203 las casas y 560 las personas de comunión. Este resurgimiento demográfico coincide con el económico, que continuará en el siglo siguiente. Se construirán los arrabales fuera de los muros tradicionales del pueblo, las calles Trinidad y San Marcos, se reconstruirá la iglesia parroquial (1.690).
En 1.714 son unas 300 casas aproximadamente y unas 800 personas de comunión, pasando cuatro años más tarde a ser 1000 las personas.
Ya en el siglo XIX, se continúan las mejoras urbanas con la construcción de nuevas calles, escuela primaria (1.851), cementerio actual (1.892), azud, alumbrado eléctrico, etc.

Almassora perteneció a la diócesis de Tortosa hasta el año 1.960 que pasó a depender de la de Segorbe-Castellón


Empresa


Empresa
Noticias Web


Empresa


Banner


Banner
   
Almassora.com Aviso Legal Mapa Web Contacto